¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
valores principios

La Organización Nacional por la Vivienda, Inc. (ONV) es una organización autónoma, constituida con la visión de contribuir a la participación cívica, con un espíritu democrático y pacífico, en pro de las causas propias de los miembros que cumplan con los requisitos establecidos en estos estatutos, y muy especialmente, de las personas que viven en condición de extrema de pobreza, para la consecución y construcción de una sociedad más justa para todos.

Armonizando con la Ley 122-05 de Asociación sin Fines de Lucro, la ONV, operará como una institución no lucrativa de carácter mixto en virtud de lo que dispone el artículo 9 de la señalada ley: trabajará por el bien público o al servicio de SUS MIEMBROS y de terceras personas que previo asuman su compromiso social con esta organización, ya de manera directa o indirecta, y por sus características y finalidades, contribuirá de manera específica (artículo 7, numeral 2 de la Ley 122-05) al desarrollo comunitario, (núm. 3) al trabajo y fomento económico de los sectores más desprimidos de la población, (núm. 8) a la participación cívica y defensa de derechos humanos con (núm. 9) la participación de las organizaciones comunitarias, conformadas por los dominicanos, dominicanas y personas que residan legalmente en el país, y la diáspora en el extranjero.

Armonizando con la Ley 122-05 de Asociación sin Fines de Lucro (en lo adelante “la Ley”), la ONV operará como una institución no lucrativa de carácter mixto, conforme dispone el artículo 9 de la Ley: trabajará por el bien público o al servicio de sus miembros y de terceras personas que previo asuman su compromiso social con esta organización, ya de manera directa o indirecta.

Por sus características y finalidades, la ONV contribuirá de manera específica (artículo 7, numeral 2 de la Ley) al desarrollo comunitario; (núm. 3) al trabajo y fomento económico de los sectores más desprimidos de la población; (núm. 8) a la participación cívica y defensa de derechos humanos; con (núm. 9) la participación de las organizaciones comunitarias, conformadas por dominicanos y dominicanas, personas que residan legalmente en el país y la diáspora en el extranjero.


Declaración de principios

La ONV surge para enfrentar la situación que padecen miles de familias dominicanas, que viven impedidas de ejercer sus derechos más elementales (los despojados, los usurpados, los olvidados, los sin techo, que tienen que hacer malabares para alojar sus familias), puesto que es un imperativo de derechos humanos, que debe ser la punta de lanza en el combate de la pobreza por parte del Estado Dominicano; especialmente, el auxiliar a aquellas familias y personas que viven en estado de injusticia o de infra-humanidad, que superan más de cuatro millón de dominicanos y dominicanas; muchas de ellas lanzadas a la miseria con sus miles de niños, niñas y adolecentes a un presente calamitoso y futuro en gran medida incierto; empujados a convertirse en carne de cañón de una policía que cada día puede justificar ser más violenta, o en cualquier cosa, nada buena para nuestra sociedad; en suma, contra las políticas del olvido y del despojo en sus derechos y oportunidades a que han sido sometidos los grupos sociales más vulnerables de este país, y sobre todo, el propio patrimonio público que podría emplearse en su auxilio, dispendiado en favor de grupos oportunistas que pasan por el Estado dejando abandonando a su desgraciada suerte a los que cada día, con el sudor de sus frentes y precario modo de vida, generan las riquezas que permiten que el país funcione.

Ese hecho, y el de ser cada uno de nosotros en algún modo parte de los perjudicados con esas prácticas despreciables, pero ante todo, por razones de solidaridad social, es lo que nos debe impulsar a unirnos en la ONV, para conformar una institución novedosa, fuerte y de gran autoridad como Organización civil sui géneris, que antepondrá los principios e interese generales y valores humanos, a cualquier interés grupal o particular. Es por esa razón que nuestro proyecto se inicia con una Declaración de Principios que sirve de preámbulo y que será el marco de referencia nuestras actuaciones, y por lo tanto, de la normativa que nos rija.

El objeto es imprimir en los hechos, el espíritu de solidaridad humana para crear el bienestar de todos y cada uno, con espíritu de unidad, firmeza y voluntad comunitaria, mediante la democracia participativa, diversidad y profundo amor a la patria, que es en lo cual está inspirado el nacimiento de nuestra Organización; esa patria justa que soñó nuestro más ferviente fundador, Juan Pablo Duarte, que es deber de cada uno de nosotros construir para el mutuo bienestar de todos y todas.

Los organizados en la ONV, resueltos a ejercer con plenitud las garantías y derechos para alcanzar, al lado de nuestros hermanos, una Nación verdaderamente justa para todos, declaramos, libre y voluntariamente bajo la fe del juramento patriótico, que nuestras conductas se guiarán invariablemente por los principios básicos descritos de la manera siguiente:


Principios básicos:

    • El bienestar general: Puesto que todo poder público emana del pueblo y que el mismo está compuesto por todos los ciudadanos y ciudadanas, conformando un Estado Social y Democrático de Derecho (artículos 2 y 7 de la Constitución de la República), y que a su vez el poder se instituye para el bienestar, el respeto de los derechos, la dignidad y para crear los medios que permitan el desarrollo social (artículo 8 de la Constitución); en tal sentido, toda política o actuación pública que arruine nuestros derechos fundamentales, es inaceptable y por tanto en lo adelante debe ser rechazada o desobedecida (artículos 6 y 73 de la Constitución).
    • Desarrollo comunitario: El fin de búsqueda de un resurgimiento en el desarrollo humano, económico y social del País, solo es posible a partir del acceso a la propiedad en todos sus ámbitos, y muy especialmente, mediante la promoción y adecuación del sector vivienda, base del desarrollo comunitario, familiar e individual, redundando en mayor bienestar social general.
    • Unidad y conciencia social comunitaria: La pobreza progresiva que nos arropa no es producto de la casualidad, sino, el fruto de los vicios y desenfrenos de los poderes que históricamente han decidido y administrado nuestros destinos, negando a las grandes mayorías el derecho a una mejor vida, precisamente, por la disgregación y el individualismo que imposibilitan el combate de cara a las políticas polarizadas hacia los intereses de ciertos sectores, llenas de inequidad y siempre prestas a depredar el patrimonio del pueblo en beneficio de unos cuantos; cuando han debido ser destinado al auxilio urgente, muy especialmente, de aquellos que viven una vida indigna, absolutamente inviable para el alardeado desarrollo; así también, el oportunismo y egoísmo individualista que poco a poco nos aniquila y nos conduce al caos; el olvido de aquellos que logran el desarrollo económico y/o ascenso al poder y se convierten en mercenarios, se venden como mercancías baratas, olvidando las penurias de sus hermanos hundidos en el atraso y en la desesperanza. Es decir, “la existencia de ricos muy ricos a costa de que existan pobres más pobres”, cuando pudiera ser diferente y mejor para todos.
    • Autodesarrollo e independencia económica: Son nuestras gentes la fuente de riqueza más preciada, la que con solo brindarle la oportunidad de contar con una adecuada base educativa y los medios idóneos podrán ser las generadoras de sus propio bienestar, y más riqueza para el bienestar de todos en conjunto, por ser la fuerza humana el motor auténtico que mueve la fábrica de riqueza de los pueblos, sin su inclusión en el desarrollo no es posible avanzar hacia una nación más justa y económicamente autosuficiente.
    • Evolución y concentración de la fuerza de trabajo: Es preciso entender que la producción agrícola que otrora era “la industria” de nuestros pueblos, en la actualidad ha desaparecido como sustento de gran parte de la población; el hombre del campo que hoy abarrotan las ciudades como tal, merece ser transformado e insertado a su nuevo entorno económico y social, mediante planes viables de educación, creación e inserción de nuevas fuentes de producción en su entorno, generadora de trabajo, bienestar y riqueza para todos; puesto que ha quedado nuestro sistema económico abandonado a la suerte de las políticas neoliberales, es un imperativo ciudadano reclamar la creación de medios adecuados para invertir esa fuerza humana, acorde con los requerimientos de los mercados del mundo globalizado.
    • Autoproducción de viviendas: La ONV pretende convertirse en el instrumento principal para llevar a cabo la política de construcción de vivienda social junto a la industria de la construcción de viviendas. En una sociedad de bienes muy escasos, los proyectos de autoproducción de viviendas, son una necesidad de primer orden para generar los cambios urgentes que demanda la sociedad dominicana, porque es el combustible primario que moverá el desarrollo de las personas y del país; pues en ningún modo debe ser postergado o tomado como la oportunidad de hacer ricos más ricos a expensa de las necesidades de los desafortunados, o de hacer “regalos” a los mal llamados “pobres”, que ciertamente, lo son materialmente, pero precisamente por lo que les ha negado el Estado Dominicano, la mega sociedad y los gobernantes, puesto que de forma participativa y socializada, puedan generar la mayor producción de vivienda de calidad, al menor costo y con los requerimientos necesarios para construir una sociedad más viable.
    • Protección ecológica: Es derecho del hombre vivir en un ambiente adecuado, aprovechar y preservar los recursos puesto a su disposición por la naturaleza, sin olvidar que es lo más valioso que poseemos los seres humanos, de ella proviene todo ser vivo, si la destruimos nos destruimos, y por tal debemos reconocer también el deber de cada ciudadano asumir en la preservación del medio ambiente.
    • Solidaridad y equidad individual: El apoyo recíproco, solidario y autogestionario entre los ciudadanos para mejorar sus niveles de vida y compartir el saber humano, es la más poderosa palanca en el desarrollo económico de los pueblos y para las libertades individuales.
    • Generación de empleo: Ante esa devastadora política económica neoliberal y globalizada, es un imperativo de cada ciudadano erigirse en defensor de su propio derecho a formar parte del aparato productivo del entorno, así como lo es Estado responsable de aplicar políticas de capacitación ciudadana y generación de empleos para el bienestar del pueblos y la soberanía del país.
    • Dignidad y unidad ciudadana: Entendemos que son los ciudadanos comunes, históricamente olvidado por el Estado, quienes deben unirse para reclamar la aplicación de políticas públicas de inversión social efectiva, que en primer orden procuren el rescate de la dignidad de las personas, teniendo como única arma la más poderosa de todas: la organización como base de la unidad ciudadana, amparada en la razón, en el consenso, en las propuestas de iniciativas, en la resistencia pacífica, la justicia y el valor civil; juntos seremos fuertes, echaremos fuera aquellos que pretendan usufructuar nuestras luchas en fines personalistas. “Cada uno tiene la responsabilidad moral de desobedecer las leyes injustas”. “La injusticia en cualquier parte es una amenaza a la justicia de cualquiera” “Una justicia esperada demasiado tiempo es una justicia rechazada”.
    • Acceso y correcta aplicación de justicia: La acción de tutela es, en sí misma, un derecho fundamental cuyo ejercicio no puede ser negado a persona alguna, entre otras razones, por la muy poderosa razón de que al hacerlo se obstruiría el acceso del individuo a la administración de justicia (artículo 69 de la Constitución), que es igualmente un derecho fundamental, máxime si la obstrucción afecta la posibilidad de la defensa de otros derechos fundamentales.

Hagamos nuestros los principios de la ONV, pues todo dominicano puede y debe tener, irrenunciablemente, derecho a gozar de niveles de vida aceptables y derecho al desarrollo con el sacrificio de su trabajo, medio que el Estado conjuntamente con los grupos económicos deberá proporcionar; cada joven trabajador debe contar con un futuro cierto en su patria, toda familia de la zona urbana o campesina debe tener derecho a un mañana seguro para sus integrantes, mediante el fruto de su trabajo que es por demás necesario para el sostén de la nación.

comments powered by Disqus
Donaciones
  • Más popular
  • Últimas noticias
16 Sep

Persiste el déficit de casas, pese ...

El déficit habitacional, el cual se coloca en alrededor de un millón de viviendas, no se ha podido resolver en ...

Leer más...
10 Sep

Casas económicas y construcciones ...

Todos buscamos información para acceder a una vivienda de costo reducido y por distintos motivos, en esta entrada usted ...

Leer más...
11 Ene

Mujica donó un total de 400.000 ...

Montevideano, 9 ene (EFE).- El presidente de Uruguay, José Mujica, reveló que destinó durante su Gobierno alrededor de ...

Leer más...
13 Feb

ONV Valora Informe y Recomienda ...

La Organización Nacional por la Vivienda (ONV), a través de su presidente Nicolás Familia De los Santos, valora ...

Leer más...
27 Sep

Presentan anteproyecto para ...

ONV propone ley integral que garantice la inversión en el desarrollo del negocio de alquiler. A muchas familias les ...

Leer más...
01 Oct

Crecimiento vertical genera una ...

Santo Domingo - Fruto del crecimiento vertical, el Gran Santo Domingo sufre una “metamorfosis urbana” que no sólo ...

Leer más...

Galería de Fotos de la Vivienda

CONTÁCTANOS

  • Calle Mozart #5 Apt. 1, La Feria III
    10100 Santo Domingo D.N.
    República Dominicana
  • 829 604 8955
    809 982 4494
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • onvorg

Sobre Nosostros

Somos una organización de bien público que representa las inquietudes latentes en la sociedad dominicana sobre el tema de la vivienda; creada con la visión de promover el derecho de acceso, de cada la familia dominicana, a una vivienda adecuada, ya sea propia o alquilada. Viviendas dignas para todos es nuestra consigna. Ese es el enfoque de nuestra organización, que no pretende fines políticos partidarios, sino, sentar precedentes en materia de vivienda en el país, y en consecuencia, un mayor bienestar para todos... Leer más

Boletín de noticias

Suscríbete aquí al boletín mensual de la Organización Nacional por la Vivienda.
Nosotros no abusar con correos innecesario.
  • PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.
  • PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.
  • PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.

Integrate ahora, forma parte de nuestra organización: Registrate aquí

Quién está en línea

Hay 2360 invitados y ningún miembro en línea

Breve noticia

Revolucionará el sistema jurídico de los alquileres

En la ONV, dando cumplimiento a los propósitos de su fundación, actualmente trabajamos con un anteproyecto de ley que revolucionará el sistema jurídico en materia de alquileres en el país, lo cual nos colocará al nivel de los más altos estándares internacionales en la materia; con ello pretendemos lograr un clima adecuado para el usuario y la inversión en viviendas económicas, y en consecuencia, la dinamización del sector y mejores condiciones de vida para las personas de ingresos medios y bajos.